Clasificados | Titulares

Boletín N°15: ¿Ritualismo y formalidad o verdadera adoración?

Adorar es el reconocimiento de la naturaleza de Dios, donde el corazón humano se rinde y se somete en amor… es aquella adoración que agrada a Dios. La Biblia enseña que a Dios se le debe adorar en «espíritu y verdad»

Juan. 4:24-25 dice; Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

 En estos días en que vivimos existe mucha confusión sobre el verdadero significado de la adoración. En muchas iglesias es conocido como un tiempo de canciones, una clase especial de música, experiencias emocionales fuertes o incluso místicas de cierta cercanía a Dios, etc., hasta se motiva a la gente a ser adoradores sin saber lo que esto implica y por falta de conocimiento se los lleva a una práctica distorsionada de la verdadera adoración.

adoracion

 

 

Si preguntamos a cada creyente que se dirige al culto de su iglesia el domingo en la mañana, qué se supone que va a hacer allí, es muy probable que la mayoría responda algo como esto: “Voy a adorar a Dios.” Pero si pedimos luego que nos definan con precisión qué significa eso, es muy probable que recibamos respuestas muy diversas. Y es que no todos los cristianos poseemos conceptos claros de lo que es la adoración y mucho menos de la forma que Dios prescribe en Su Palabra para que Su pueblo le adore.

Al escuchar la palabra “adoración” lo primero que viene a la mente de muchas personas es un programa religioso o un conjunto de rituales. Este fue uno de los problemas principales con que tuvieron que lidiar los profetas de Dios en el AT, la tendencia del pueblo al formalismo y a equiparar los actos externos de adoración con la adoración misma (Miq. 6:6-8; Am. 5:21-24; Is. 58:3-7).

Nuestro Señor Jesucristo enfrentó el mismo problema durante su ministerio terrenal.  En Mateo 15:7-9 Jesús acusó a algunos judíos de hipocresía y de honrar a Dios en vano al hacerlo únicamente de labios y no de corazón. La adoración es algo que ocurre esencialmente en el corazón, entendiendo la palabra “corazón” como el asiento de nuestra personalidad humana, nuestro ser interior. Esto viene a ser evidente cuando estudiamos las palabras que escogieron los autores bíblicos, guiados por el Espíritu Santo, para hablar de la adoración tanto en el AT como en el NT.

Del hebreo shajah: adorar, postrarse, bajarse, inclinarse.

Del griego proskuneo implica; acto de homenaje o reverencia, arrodillarse, postrarse.

 El ritualismo y la formalidad, características de las reformas paganas de adoración, no conducen a la genuina adoración, porque apelan a la naturaleza humana sensorial. La Biblia enseña que a Dios se le debe adorar en «espíritu y verdad». El ritual que proviene del paganismo no puede ser del Espíritu Santo y no transmite la verdad. El principal propósito de una iglesia es la propagación del evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Esto debiera lograrse con lo que se canta y lo que se dice. Si la gente se va de la iglesia con la misteriosa sensación de la «adoración» pero sin tener un encuentro cara a cara y personal con Jesucristo, entonces adoraron en una iglesia muerta.

La verdadera adoración es exclusiva de los creyentes, de los discípulos de Jesús. Quien no ha sido regenerado, quien no se ha arrepentido de sus pecados y confiado en Jesucristo como el Señor y Salvador nunca podrá adorar verdaderamente. Judas estuvo al lado del Señor por muchos años, pero nunca entendió ni practicó la verdadera adoración. Sólo por medio del nuevo nacimiento una persona puede ver el reino de Dios y entrar en él. Sólo aquellos a quien Cristo ha abierto los ojos para que salgan de las tinieblas a su luz admirable, sólo los que estuvieron muertos en delitos y pecados pero Dios le dio vida, sólo aquellos que eran incrédulos y rebeldes hijos de ira pero Dios les dio fe para creer en el evangelio y seguir al Salvador, sólo ellos pueden adorar en espíritu y en verdad.

 

Saludos cordiales y que Dios te bendiga.

Oscar Eduardo Fuenzalida Torres

   Te dejamos cordialmente invitado a que nos envíes tus comentarios sobre este artículo escribiéndonos a: contacto@ccunp.cl

 Sintonice nuestro programa de radio “Pantalla Global” por Internet  visitando

www.ccunp.cl

2 Comentarios para este artículo

  1. Pablo Dice:

    Tengo una pregunta:
    ¿A qué se refiere cuándo dice:
    “El ritualismo y la formalidad, características de las reformas paganas de adoración, no conducen a la genuina adoración, porque apelan a la naturaleza humana sensorial. La Biblia enseña que a Dios se le debe adorar en «espíritu y verdad». El ritual que proviene del paganismo no puede ser del Espíritu Santo y no transmite la verdad.”?

    Si pudiera ser más claro…

    Saludos 🙂

  2. koltovblog Dice:

    seguimos avanzando hacia la restauración de todas las cosas , como nos dice el libro de hechos .., abordemos el verdadero evangelio perceptiva hebrea le llenara de gozo http://mobile.dudasite.com/site/gananciasuyesy








  • Popular
  • Últimas
  • Comentadas
  • Tags
  • RSS Feed
Advertise Here
www.flickr.com
Elementos de CCUNP Ir a la galería de CCUNP

Información de Utilidad