Clasificados | Titulares

Boletín N°12: “De las tinieblas… a su luz admirable”

Nadie me quiere vender un revolver para poder matarme, me dijo el domingo antepasado un hombre que vive en una linda casa en la comuna de La Florida. Llegué hasta su domicilio consultando por un servicio que el ofrecía. luzDon Javier, fue abandonado por su esposa hace un par de meses atrás luego de treinta y nueve años de relación, quien dicho sea de paso, se habría llevado consigo la no despreciable suma de sesenta millones de pesos, ahorros de toda una vida y que el había juntado para disfrutarlos como una especie de jubilación además los había puesto a nombre de ella en el banco. En sus palabras dijo; “no puedo comprender, ¿como si yo la amaba tanto me pudo hacer algo tan terrible?, estoy desconsolado porque mas encima esta casa la compré a su nombre y como limosna me está permitiendo vivir en ella hasta que muera. Además mi hijo, siendo un importante ejecutivo de una entidad bancaria internacional con oficina en la ciudad de Querétaro, México, también me ha vuelto la espalda e incluso, para mas mala suerte, tampoco me quiere devolver cuatro millones de pesos que le pasé hace un tiempo y que ahora me vendrían muy bien para arreglarme algo que sea. Ambos, mi esposa y el, nada quieren conmigo y me han despreciado y abandonado como a un perro y sin ni un peso en los bolsillos, estoy virtualmente en la calle. No se que hacer, estoy destruido, desconsolado, me ayudo fabricando y vendiendo empanadas de horno y me quiero puro mata, lamentablemente nadie me quiere vender una pistola. ¿Cómo lograré salir de esta pena y comenzar todo de nuevo a mis sesenta y nueve años?”

Le pregunté si tenía una Biblia en casa y presuroso me la trajo abierta en el Salmo 91, sus hojas estaban amarillas y polvorientas solo en esas dos caras. Tenía la Palabra de Dios al alcance de sus ojos, como un amuleto que proveía magia a su superstición pero, que había estado lejos de creerla con todo su corazón.

 Este hombre habiendo escuchado y leído el evangelio nunca abrió en realidad y definitivamente su corazón a el, perdiendo la valiosa oportunidad de haberse asido de los recursos que le eran propios si hubiese aceptado al Señor. Aquello sin duda le hubiese entregado por La Palabra escrita la guía y la sabiduría necesaria para saber que hacer como esposo y padre. Mucha vida abundante, felicidad y paz  perdió de agregar a su vida por don y gracia de Dios cuando no aceptó el evangelio tempranamente. No soy quien para criticar esto, ya que a mi también me ocurrió.

 Esta sobrecogedora historia presenta en parte el drama que afecta a millones de seres humanos en el mundo entero. El lamento de una persona que ha vivido toda su vida de espaldas al evangelio, perdiendo la preciosa oportunidad de haber sido enseñado en el a vivir el modelo de vida por el cual fue creado y que ve su vida deteriorada. Que ha querido dar lo mejor de si mismo en este mundo pero, que ha fallado porque lo humano sin Dios siempre es imperfecto y nunca es la medida exacta para todas las cosas.

 Lo que resta de este relato, favorablemente es comentarles que, a este hombre, esa tarde, Jesús le cambió su deseado revolver para aniquilarse por una nueva vida, cuando por el poder del Espíritu Santo pude leerle, en su propia Biblia con la ayuda y gracia de Dios, el plan de esperanza y salvación (Juan 14: 1-14) .El se arrepintió de sus pecados y entre sollozos y estruendosas lágrimas recibió a Cristo para hacerlo Señor de su vida. Fue llamado de las tinieblas a su luz admirable. (1 Pedro 2:9)

 Estimado amigo ¿Es usted del tipo de persona que está fundando su seguridad de vida fuera del evangelio y que contiende con su creador resistiéndose a entregar su vida a El?

 Déjeme decirle algo. Lo más probable que le pueda ocurrir, si es que usted esta viviendo así, es que su vida se convierta en un espiral de sufrimientos innecesarios. Dios le ama y llama para bendecirlo y darle vida eterna, tal como un buen padre haría buenas cosas por sus hijos.

 Vuélvase a su creador y déjese amar por El.

 

Saludos cordiales y que Dios te bendiga.

Oscar Eduardo Fuenzalida Torres

 Te dejamos cordialmente invitado a que nos envíes tus comentarios sobre este tema escribiéndonos a: contacto@ccunp.cl

 

Comments are closed.








  • Popular
  • Últimas
  • Comentadas
  • Tags
  • RSS Feed
Advertise Here
www.flickr.com
Elementos de CCUNP Ir a la galería de CCUNP

Información de Utilidad