Día nacional de las Iglesias evangélicas y protestantes de Chile

Las Iglesia evangélicas y protestantes de nuestro país, habitualmente celebran con un culto de acción de gracias especialmente dedicado a rememorar el día que comienza la Reforma religiosa y protestante del siglo XVI, es decir, el 31 de octubre de 1517, donde sale a la luz pública nuevamente el Evangelio y por ende las iglesias nacionales o de cada lugar, se comienzan a llamar evangélicas. Aunque hay algunas pocas  iglesias que se han olvidado o no tienen la memoria histórica de donde vienen, y celebran en la misma fecha, el “día de la luz” en oposición a la  oscura, comercial y mundana celebración de halloween, pero no celebran su propia fiesta que mira a sus raíces, ni el costo que han pagado miles de hombres y mujeres de fe, para llegar a ser lo que hoy son.

Cabe señalar, que la Reforma protestante no solo abarcó aspectos religiosos, sino, otros que cubren a toda la sociedad, tales como aspectos filosóficos, políticos, culturales, artísticos y humanos de toda índole, ya que el Evangelio cubra toda los aspectos de la persona creada a la imagen y semejanza de Dios.

Solo tenemos 5 años desde que oficialmente el estado de Chile, ha declarado feriado nacional el día 31 de octubre para que las Iglesias Evangélicas celebren este día. Este día feriado fue otorgado como gratitud a la labor social y apoyo al desarrollo del país, en forma permanente y sostenida a lo largo de la historia como país independiente han realizado las Iglesias Evangélicas, y en consideración al crecimiento de ellas, estimándose en más del 20 % de la población.

La primera celebración del feriado nacional, fue realizada el 31 de octubre de 2008, en todas las regiones del país, y en Santiago, se realizo en la plaza de la Constitución, frente al palacio de la Moneda, con presencia cientos de iglesias y de multitudes de personas.

 

  1. ¿PORQUE CELEBRAMOS “OFICIALMENTE”?

Mediante la Ley N° 20.299, del año 2008, se declaro feriado el día 31 de octubre, por conmemorarse el Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes de Chile.

En palabras del Legislador, en el Año 2008: “La única forma que los evangélicos celebraran debidamente la fecha, ya que, las jornadas laborales, escolares y similares a las cuales todos, estamos sometidos, impiden que, precisamente, la población cada vez más creciente de personas adheridas al culto evangélico puedan abocarse por completo a celebrar y conmemorar el día que la autoridad  declaró como “Día Nacional de las Iglesias Evangélicas y Protestantes”, impedimento que, a nuestro juicio, constituye una situación injusta y que amerita nuestra intervención como legisladores, y valorar así su aporte al desarrollo de Chile.

 Antes del feriado, primeramente el día 31 de octubre de cada año,  había sido establecido como Día Nacional de las Iglesias Evangélicas Y Protestantes, mediante el Decreto Supremo N° 142, de 26 de diciembre de 2005, del Ministerio Secretaria General de la Presidencia. “Como una forma de agradecer el aporte que estas iglesias han realizado en forma permanente y sostenida a nuestra historia, a la conformación de una patria más fraterna, solidaria y humana”, en palabras del Presidente de La República de Chile, Ricardo Lagos, en el año 2005.

 

  1. LAS IGLESIAS EVANGÉLICAS Y PROTESTANTES DE CHILE, TIENEN SU ORIGEN EN EVANGELIO

Fue un día 31 de octubre de 1517, en Wittenberg, Alemania, cuando Martin Lutero, un monje solitario y tembloroso, Dr. en Teología, clavó un escrito en la puerta de la iglesia del castillo, para que fuera leído por las personas que asistirían al día siguiente a la “misa de todos los santos”, como era la costumbre de la época.

Este escrito de Lutero, es conocido como las 95 tesis contra las indulgencias, frente a los abusos de su tiempo. Comenzó así, una transformación de los corazones ardientes de aquellos que amaban la verdad, a Dios y a la humanidad.

Este escrito y otros similares, corrieron rápidamente por toda Europa, y luego por América del norte, y más tarde por todo el mundo.

Comenzando, un nuevo amanecer para la Iglesia fundada por Jesucristo, para alcanzar a todos los hombres y mujeres sin excepción, con la esperanza de salvación.

En la Reforma Protestante se declara al mundo que:

La salvación del hombre y de la mujer es:

Solo por la fe, solo por Jesucristo, Solo por gracia divina,  y solo por la Biblia

 

No existe merito, ni obra alguna que el hombre o mujer pueda realizar, para quitar sus pecados y salvarse. Estamos condenados si rechazamos la salvación divina.

Martin Lutero fue llamado a un juicio en el año 1521, ante el emperador Carlos V. Este juicio es conocido como  la Dieta de Worms, Alemania, donde concurrieron las más altas autoridades de la época. Es aquí, donde se ve enfrentado y acorralado Martin Lutero, y la Reforma que estaba comenzando. Se le interrogo de forma acusatoria y condenatoria, como si fuera un criminal y enemigo. El pidió responder a sus acusaciones después de orar y meditar toda una noche, sabiendo que su vida estaba expuesta a la hoguera y que la causa de expansión del Evangelio estaba en peligro.

Lutero declaro ante el emperador Carlos V, y todos los presentes, y dio como respuesta a sus acusadores:

“estoy vencido en mi conciencia por las Santas Escrituras y aprisionado en la Palabra de Dios. Entonces, no puedo, ni quiero revocar, porque actuar en contra de la conciencia no es seguro ni sano. Dios me ayude. Amén”

 En la dieta de Spira en 1529, todos los Príncipes Alemanes protestaron contra los abusos y apoyaron la Reforma Evangélica, y en 1531, la Confesión de Augsburgo, la afirmo definitivamente, a pesar de las masacres que vinieron después por parte de los abusadores. Luego se afirmo en los países del norte de Europa.

El Evangelio sale a la luz pública definitivamente con la Reforma Protestante del siglo XVI, en Europa.

 

  1. BENEFICIOS PARA LA HUMANIDAD DE LA REFORMA PROTESTANTE DEL SIGLO XVI

La Reforma Protestante del siglo XVI, no solo es una reforma religiosa evangélica, que protesto contra los abusos de su tiempo, sino que es una reforma que abarca todas y cada una de las expresiones del ser humano, esta comienza en Alemania y Suiza, luego se extiende a toda Europa, especialmente el norte, y más tarde a todo el mundo.

Hoy se sigue anunciado el Evangelio en los rincones más escondidos y difíciles de llegar, pero el hombre tiene la libertar de aceptarlo o rechazarlo.

 La Reforma Protestante es para regresar a las fuentes originales del Evangelio, y así comprender cuál es el la causa de la existencia humana y propósito de ella.

 Las Iglesias Evangélicas y Protestantes celebran y dan gracias a Dios, por estos 495 años que han pasado desde el año 1517, cuando un monje de la orden de los agustinos protesto contra la venta de indulgencias, que es COMPRAR y VENDER EL PERDÓN de  pecados de vivos y aun de los muertos.  Pero solo Dios puede perdonar, si se cumplen los requisitos establecidos por El, que es la contrición y arrepentimiento genuino desde lo más profundo del ser humano, y creer y declarar a Jesucristo como el Salvador de su vida y comenzar a obedecer a la Palabra de Dios.

 Celebramos y damos gracias a Dios por:

  1. La Libertad de Conciencia
  2. La Libertad de Expresión
  3. El Impulso a la Democracia
  4. El Impulso al Desarrollo de Las Ciencias
  5. El Impulso a la Educación para todas las personas, sin distinciones
  6. El Impulso a la creación de Universidades y escuelas para el mejor gobierno de las Naciones y de las Iglesias.
  7. El Impulso a la libertad del ser humano, pero con responsabilidad ante la conciencia, ante la familia, ante la sociedad, y sobre todo, ante el único Dios Todopoderoso, Creador y Juez de toda la humanidad.
  8. El inicio de las Traducciones e impresiones masivas de La Biblia, La Palabra de Dios, que sale a la luz pública para toda la humanidad, y para que cada persona tenga acceso a ella. El Costo fue muy alto, los primeros traductores de la Reforma fueron perseguidos, torturados, quemados y colgados, por los gobernantes y la iglesia oficial de entonces.

Jesucristo dijo: “conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”, en el Santo Evangelio de Juan 8:32

Él es el unigénito Hijo de Dios, el Salvador y Vencedor de la muerte. Es Rey de Reyes y Señor de Señores.  El que amo a cada ser humano hasta dar su vida en la cruz y nos dio ejemplo con su vida. Ante quien toda rodilla se doblara. Todo ser humano, creyentes y no creyentes un día no muy lejano sino cercano, se postraran ante él.

 

  1. EL EVANGELIO EN CHILE

La Luz del Evangelio de nuestro amado Señor y Salvador Jesucristo, logra ingresar a Chile, solo después de 300 años, debido a una fuerte oposición inquisidora española y católica, junto con la independencia a comienzos del siglo XIX, para recién asentarse algo, unos 50 años después, tras una fuerte persecución y oposición de políticos y religiosos.

En 1812, llega a Chile el primer embajador norteamericano, Joel  Poinsett, quien era además presbiteriano, participó en la Independencia, y fue amigo de José Miguel Carrera, colaboro en el primer borrador de la constitución y el primer escudo de la patria vieja que incluía la frase, “después de las tinieblas, la luz”, que era una frase símbolo de la reforma protestante.

Después en 1820, James Thompson, pastor protestante y pedagogo, fue invitado por Bernardo O’Higgins, para que fundara escuelas. La Biblia le sirvió como libro de estudio, sufriendo una fuerte oposición por parte del clero católico. Igualmente, le fue concedida la ciudadanía chilena por sus grandes aportes.

En 1845, llega David Trumbull, y logra que en 1856 se construya el primer templo evangélico de Chile en Valparaíso, de la Unión Church, que estaba rodeado de un muro de 3,6 metros de altura, para que no se viera ni se escuchara la predicación de la Palabra de Dios.

 Desde los comienzos del siglo XIX, las Iglesias Evangélicas y Protestantes,  a través de sus dirigentes y miembros, aportan al desarrollo de nuestro país, mediante la creación de escuelas y métodos de enseñanza, el apoyo y promoción de leyes libertarias, como Registro Civil, de Matrimonio y de Cementerios.

 Sin embargo, entre tanto, cuando moría un evangélico o protestante, no había lugar en donde sepultar sus restos mortales. En Valparaíso, eran enterrados en las quebradas o en las playas lejanas o bien arrojados al mar, mientras que en Santiago los cuerpos eran arrojados al basural que había al costado oriente del cerro Santa Lucia. Solo después de muchos años, se logra la creación de cementerios disidentes o patios disidentes de sepultación, existentes hasta hoy, en ambas ciudades.

Mediante el trabajo silencioso de las Iglesias y sus miembros, en la educación, en la rehabilitación de muchos delincuentes y presos, de drogadictos y alcohólicos, prostitución, homosexuales, etc., que realiza como parte de su labor. También, sin distinción, sigue trabajando en la salud, en la atención de enfermería y apoyo espiritual de los enfermos y sus familias, en hospitales y hogares, en restauración de familias rotas, etc., etc.

 Todo esto, es por amor. Porque el amor de Dios,  fue derramado primeramente en los corazones de aquello que ayudan. Las familias y los individuos que han recibido a Jesucristo en sus vidas, experimentan una verdadera revolución espiritual, de amor a Dios y al prójimo, es como nacer de nuevo.

5         ¡CUANTO DINERO SE HA AHORRADO EL ESTADO!

¿Cuánto ha ahorrado el Estado, Verdaderamente? No lo sabemos, pero si sabemos que es mucho, mucho, mucho. No hay estudios serios al respecto. Bueno sería que alguna universidad lo realizara.

 Es más, al Estado le conviene que la existencia y el crecimiento de las Iglesias Evangélicas y Protestantes, pues así habrá una mejor sociedad, tendrá mejores ciudadanos y será más equitativa, porque habría más respeto de Dios y del prójimo, aunque el honor y la gloria será siempre de Dios.

 Las iglesias trabajan por amor a Jesucristo y las personas, ad honoren, con apoyo o no del Estado, y lo seguirá haciendo.

 

6     PORQUE UNA COMISION Y UN MANDATO, LE HA SIDO ENCOMENDADA A LA IGLESIA DE JESUCRISTO, DE LA QUE SON PARTE LAS IGLESIAS EVANGELICAS Y PROTESTANTES DE CHILE

 Desde comienzo de nuestra nación independiente, se anuncia pública y privadamente el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Es un mandato y obligación de todos los creyentes y discípulos, sin importar su rango dentro de la sociedad chilena:

 “Por tanto, Id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”

Jesucristo, Evangelio de Mateo 28:19-20

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado será salvo; mas el que no creyere será condenado”

Jesucristo, Evangelio de Marcos 16:15-16

 “Y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén”

Jesucristo, Evangelio de Lucas 24:46- 47

Pero cuidado, no nos equivoquemos, todos y cada uno de nosotros somos pecadores ante Dios, sin excepción, no solo aquellos que están en las cárceles o practican conductas inmorales:

También:

Los políticos

Los religiosos

Las autoridades

Los profesionales

Los empresarios

Los emprendedores

Los trabajadores

Los militares

Los ricos

Los pobres

Los hombres

Las mujeres

Los estudiantes

Los deportistas

Etc.

Así lo dice claramente las Santas Escrituras:

“Como está escrito: no hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda: No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles. No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.”

Romanos 3:10-12

 Pero tenemos esperanza, Jesucristo llevo sobre si mismo nuestros pecados en la cruz, y ha resucitado de los muertos.

 

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito,

para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Porque no envió Dios a su Hijo al mundo

para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado,

porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”

 

Jesucristo, Evangelio de Juan 3:16-18

Así que celebremos con alegría, con comprensión de nuestras raíces y del alto costo que pagaron nuestros antepasados, y también con una mirada esperanzadora, pues Dios es el mismo, ayer, hoy y por siempre.

 Que la gracia de Dios, el Creador de los cielos y de la tierra, sea sobre nuestro querido Chile.

Al Dios eterno, que puso leyes físicas en el universo y principios morales y espirituales por las que vivamos mejor, quien se hizo Hombre por amor a nosotros para salvarnos de nuestro pecado, a Él sea todo honor, honra y gloria por los siglos de los siglos, en Jesucristo. Amén.

 Santiago, octubre de 2012.

 

Luis Díaz

Director Teología y Doctrina CCUNP

Diplomado y Bachiller en Teología FET

Posgrado CIAPEP PUC

Ingeniero Civil USACH

2 Comentarios para este artículo

  1. Silvia Caro H. Dice:

    Estimado Luis:
    Gracias por esta información que quizás para muchos, hermanos en la fé o no, sea desconocida.
    Que Dios te bendiga grandemente por difundirla y promover cuáles son nuestras raíces espirituales.
    Saludos.

  2. Hector Dice:

    hola hola . es una bendicion cotnar gente tan especial, en el poco tiempo que llevamos de asistir hemos sido alimentados con excelente palabra que ha llenado nuestros corazones, nos sentimos en familia y estamos seguros que seremos de bendicion para este ministerio 😉








  • Popular
  • Últimas
  • Comentadas
  • Tags
  • RSS Feed
Advertise Here
www.flickr.com
Elementos de CCUNP Ir a la galería de CCUNP

Información de Utilidad