Clasificados | Estudios

Ser Atalaya ante el Tsunami de la Vida

Mucho da que pensar lo que está ocurriendo en relación al juicio que se lleva en Chile, contra los posibles responsables de las muertes ocurridas por el tsunami provocado por el terremoto de la fatídica noche del 27 de febrero de 2010, donde murieron 156 personas y aun hay 25 desaparecidos hasta hoy.

Se juzga que las autoridades no cumplieron bien su función de atalayas, es decir no advirtieron de los peligros y de las precauciones que se debieron tomar inmediatamente después del megaterremoto de 8,8 grados richter, ocurridos en la zona centro sur de Chile. Y más bien informaron por todos los medios de comunicación y a todo el país, que no había peligro de tsunami. Cuando en la realidad el Tsunami ya había comenzado en las costas de con graves consecuencias materiales y muchas muertes.

Hoy se lleva en Chile un juicio sobre las responsabilidades que les compete a las autoridades y organismos técnicos relacionados con esta tragedia.

Pero, ¿por qué hablamos de atalaya en el titulo? y ¿qué es atalaya’.

La atalaya era un tipo de torre muy alta utilizada en muchas partes del mundo, como un edificio para vigilancia militar, y habitualmente en lugares aislados y estratégicos de ubicación, como en altas torres de fuertes y catillos, para realizar observaciones de lo pudiera suceder, ver a una gran distancia, tales como acercamiento de enemigos y peligros en general, y así avisar con anticipación al pueblo del cual tenían responsabilidad los observadores puestos por los jefes gobernantes de los pueblos. Confundiéndose muchas veces la torre diseñada y construida como atalaya con el observador mismo o vigilante que cumplía con la función de vigía y observador, que tenía como función principal dar una oportuna alarma y advertir el peligro que se acercaba, es decir, el vigía era el atalaya y no meramente la torre. Hoy día esta función se cumple principalmente con la observación de “ojos” desde el espacio, tales como satélites y vehículos aéreos no tripulados, junto con las antenas y los sistemas de telecomunicaciones, en las que sin embargo, sigue siendo el hombre el responsable tanto de operar el sistema de vigilancia, como de “avisar lo que viene”, y de tener planes adecuados de contingencia según el peligro o fenómeno que se aproxima y que por lo habitual viene muy rápidamente. Por ejemplo, todos los días, nos es anunciado en la televisión y otros medios de comunicación, en términos generales el tiempo o clima que tendremos en las próximas horas o días, tales como lluvia, vientos, temperaturas etc.

La función de ser atalaya, es decir estar vigilante y advertir los peligros, está claramente expuesta en las Sagradas Escrituras, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento.

Por ejemplo, el profeta Ezequiel, en el siglo VI antes de nuestro Señor Jesucristo, escribe en los capítulos 3 y 33, sobre lo que significa ser atalaya y sus responsabilidades:

Ezequiel capitulo 3 (RVR1960):

17 Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte.18 Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. 19 Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma. 20 Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad, y pusiere yo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en su pecado morirá, y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria; pero su sangre demandaré de tu mano. 21 Pero si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de cierto vivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma.

Ezequiel capitulo 33 (RVR1960):

33 Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 2 Hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo, y diles: Cuando trajere yo espada sobre la tierra, y el pueblo de la tierra tomare un hombre de su territorio y lo pusiere por atalaya, 3 y él viere venir la espada sobre la tierra, y tocare trompeta y avisare al pueblo, 4 cualquiera que oyere el sonido de la trompeta y no se apercibiere, y viniendo la espada lo hiriere, su sangre será sobre su cabeza. 5 El sonido de la trompeta oyó, y no se apercibió; su sangre será sobre él; mas el que se apercibiere librará su vida. 6 Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta, y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a alguno, éste fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del atalaya. 7 A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte. 8 Cuando yo dijere al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero su sangre yo la demandaré de tu mano. 9 Y si tú avisares al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se apartare de su camino, él morirá por su pecado, pero tú libraste tu vida.

Esta misma función la debe cumplir el cristiano. Jesús es La luz del mundo, y al darnos de su luz, nos dice que nosotros también somos la luz del mundo, y luminares en la oscuridad del pecado, debido a la redención que él ha realizado en nuestras vidas y, ahora que esta está en nosotros y es con nosotros para al ponernos en esta alta torre para alumbrar y advertir el peligro que asecha al vivir en pecado, de espaldas al Creador|.

Mateo 5:14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

Filipenses 2:15 Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo;

Esta función de ser atalayas del Tsunami de la vida, se ve claramente en el Evangelio, pues es aquí donde se refleja el amor de Dios por la humanidad perdida. La Palabra de Dios es muy clara: somos pecadores y es tamos perdidos y condenados por nuestros pecados. Pero Dios nos sigue amando, y nos quiere rescatar del camino que nos lleva directo a la condenación: Jesús va a la cruz por nosotros y nos sustituye, Jesús vence a la muerte y resucita para demostrarnos su amor, que si somos pecadores, y que si puede y quiere salvarnos de la condenación: estos es ser atalayas y testigos de la obra de Jesucristo, anunciar al mundo entero del peligro mortal y eterno que se avecina y de mostrar el verdadero plan de contingencia y salvación que nos ha preparado para arrancar y protegernos de esta catástrofe eterna.

Esto está claramente escrito en el Nuevo testamento. El apóstol Juan, testigo presencia de Jesucristo, escribe en el capítulo 3:

16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 19 Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 20 Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas. 21 Más el que practica la verdad 21 Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios.

Aquí por lo general, enfatizamos siempre solo el amor de Dios, pero a veces se nos olvida que su amor es para salvación de las consecuencias de nuestros pecados, o sea la condenación eterna. Y esto debemos anunciarlo al mundo entero, es decir, ser atalayas, para que los seres humanos, cada uno de nosotros,  tenga oportunidad de salvación del peligro que viene por vivir en pecado, en la oscuridad, de espaldas a nuestro Creador, de las consecuencias naturales de vivir en pecado en esta tierra, y de que hay un juicio después de la muerte y una condenación eterna por esta causa.

También el ser atalayas es muy claro en el evangelio de marcos, capitulo 16:

14 Finalmente (Jesucristo) se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado.15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. 16 El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.

El peligro es inminente y es eterno, si seguimos en el camino de la rebelión  de nuestros pecados, y más aun si hacemos leyes para justificarnos, y hasta a veces los disfrazamos de derechos humanos. Es cierto, tenemos derechos humanos y somos libres para hacer y pensar lo que queramos, sin embargo, un día daremos cuenta a Dios. Por otra parte, debemos recordar o saber que hay leyes naturales que rigen la vida, por ejemplo, entre otras, la ley de gravedad, la ley de siembra y cosecha, independientemente de las leyes humanas de cada país o estado. Pero por sobre todo, la Palabra de Dios que es eterna, se cumplirá siempre, aquí y ahora, y por sobre todo en  la eternidad, nos guste o no, la amemos o no, la creamos o no.

Esta escrito, que la muerte entro por el pecado, que el pecado se paga con la muerte, y que todos mueren una vez, y luego el juicio (Romanos 5:12; 1 Corintios 15:54; 2 Timoteo 2:10; Hebreos 9:27)

Por eso, es tan importante anunciar el Evangelio, donde se revela el amor de Dios por toda la humanidad y por cada ser humano en forma individual, donde sale a la luz la inmortalidad,  sea para vida eterna para los que se arrepienten de sus pecados y creen verdaderamente en Jesucristo, y viven por la fe en él; o bien sea para condenación, de aquellos que rechazan a Jesús como su Salvador y su Señor, que murió por los pecados del mundo y resucito para dar la evidencia total de su divinidad y obra redentora.

Así como las autoridades e instituciones deben ser atalayas responsables, los cristianos aun más.

Que nuestro amado Salvador y Señor nos ayude, a quien sea todo honor y gloria

Luis Díaz Pacheco

Diplomado y Bachiller en Teología FET
Ingeniero Civil  USACH– PG CIAPEP PUC
Director Teología y Doctrina CCUNP

1 Comentarios para este artículo

  1. Pablo Jose Mayorga Garcia Dice:

    estamos pastoreando la Iglesia de Jesús en la Calle, nos place de gran manera haber encontrado este lugar en la red. la IGJ. es interdenominacional, pentecostal por los principios de; Jesús es el hijo único de Dios, enseño una doctrina de amor y reconciliación con el fin de enseñarnos a vivir en la tierra preparándonos para una eternidad en el cielo, padeció una muerte humillante y resucito al tercer día, y dio muestras indubitables de su resurrección, creemos en la sanidad del Espíritu Santo y su revelación de misterios divinos en su magnitud y creemos en su segunda venida. la IGJ. Predica con el testimonio de cambio, (un mentiroso no ha alcanzado la plenitud de su palabra, tampoco un ladrón), predica con una enseñanza si maquillaje; la Vigilia no es desvelo, es estar atento a las maniobras y avances del enemigo, es estar atento y no dormirse, pero con el deber de divulgar estas actividades del enemigo. el Ayuno no es solamente dejar de ingerir alimentos, el Diezmo no es el cumplimiento de un mandato, es asimilar que no debes de caer en gastar tu dinero en lo que no conviene y apoyar la Obra evangelistica en lo posible, apoyando al Pastor Misionero, la Oración no es la Oratoria de nadie, es la conversación con Dios, es la intimidad con El, es la entrega en espíritu a Dios. predicamos teologicamente y como fuente única; la Biblia, utilizando el testimonio del diario vivir.
    es una bendición haberlos encontrado porque sentimos que estamos dentro de un equipo de hombres y mujeres preocupados en la defensa del Evangelio de Jesús, su enseñanza es muy acertada y compartimos esa responsabilidad de predicar con la verdad, los saludamos efusiva mente y esperamos poder continuar con esta forma de comunicarnos y enseñarnos mutuamente, porque pensamos que dando es como recibimos. abundantes bendiciones! felicidades.








  • Popular
  • Últimas
  • Comentadas
  • Tags
  • RSS Feed
Advertise Here
www.flickr.com
Elementos de CCUNP Ir a la galería de CCUNP

Información de Utilidad