Clasificados | Titulares

Boletín Nº2 Diciembre: “La Homosexualidad y la Biblia”

Estimados hermanos y amigos.

Les saludo nuevamente en el poderoso nombre de nuestro Señor Jesucristo y  espero que el boletín 1 haya comenzado una buena comunicación con todos ustedes y dando pie para acercarnos un poco más.

Este segundo boletín tiene  un énfasis más en lo reflexivo que en lo informativo e intentaré aprovecharlo lo mejor posible para poner sobre la mesa del análisis la emergencia cada vez más creciente y acelerada de los comportamientos homosexuales y lesbicos que se están dando en individuos de distintos oficios, profesiones, y estratos multisectoriales de variada índole en nuestro país y que incluso están comenzando a asistir a las nuestras congregaciones cristianas de una manera velada y no precisamente para hacer actos de arrepentimiento sino mas bien por la simple necesidad de “estar a la moda y tener religión”. Por cierto, a razón de visualizar los múltiples daños que generaría en la sociedad y en la vida de iglesia su instauración, este es sin lugar a dudas un tópico de alta contingencia actual y, debiera ser tema obligado de debate tanto en la agenda de trabajo  del liderazgo en las iglesias  hoy en día a nivel local y mundial, como en la predicación en los frecuentes servicios pero, a juzgar por las evidencias que constatamos periódicamente concordaremos en que esto no lo está siendo en la urgente medida que se requiere .Creo que estaremos de acuerdo amado lector en que a esta situación no le debemos restar importancia, como tampoco a otros temas como lo son; el trastorno depresivo, el alcoholismo infantil, la violencia en el lenguaje, el endeudamiento financiero familiar, el femicidio, el atropello e irreverencia a las figuras de autoridad etc, etc. Sin embargo por la relevancia esencial que reviste este trastorno sexual respecto a la destrucción de la humanidad lo ponemos en primer lugar.

Lo que hasta hace pocos años se trataba de una conducta individual velada y mayoritariamente noctámbula, no obstante hoy, la tenemos instalada a rostro descubierto a plena luz del día en calles, centros de formación estudiantil, plazas, centros comerciales, medios de locomoción, oficinas y medios de comunicación audiovisuales en nuestras ciudades. Está siendo cada día mas frecuente encontrarse sorpresivamente y en cualquier lugar de la ciudad frente a personas del mismo sexo tomados de la mano y besándose en la boca totalmente indiferentes a la reacción social y completamente complacidos en sus actos.

Tal vez tú ya te has encontrado con esta realidad frente a tus ojos. Aunque  mucho de estos perversos comportamientos sexuales aun se viven encubiertamente, déjame decirte que no está muy lejano el día en  que alcancen su desenmascaro total para instalarse como un patrón de vida aceptado por todos, incluyendo a la iglesia evangélica, si esta no reacciona a tiempo con la responsabilidad que tiene y no funda su análisis en las directrices bíblicas.

¿Cómo poder validar alguna opinión representativa respecto a todo este tema si es que hay pastores y líderes de iglesias protestantes que no solo practican estas conductas sino que también las justifican y las aprueban?

¿Cómo hacer más contundente  esta reflexión si incluso hay un gran número de seudo hermanos cristianos que militan en nuestras iglesias y comparten parcial o totalmente los fundamentos filosóficos de la postura homosexual en virtud de promulgar la libertad individual y el derecho de opción vital?

Probablemente lo que pueda explicar esta confusión sea la falla  habitual que posee un creyente cuando tiene un escaso conocimiento bíblico al respecto, unido a una  inexacta interpretación de su contenido y, sumado a esto la tendencia cada vez mas marcada en estos tiempos modernos, tan ricos en teorías, de elaborar e incorporar a su fe sus propias formulas de enfoque influidas por variables relativistas y de las provenientes de un entorno social cada vez mas desmarcado del interés por valorar la cultura bíblica.

Se subentiende entonces que si intentamos abordar este tema desde la visión humanista, científico racional, filosófico empirista o religioso relativista nos encontraremos mas temprano que tarde, como ya ha ocurrido en la historia de la humanidad, con la actitud de aceptar estas conductas duramente censuradas por Dios transgrediendo abiertamente el alcance de su Palabra escrita. Por lo que, si realmente estamos interesados como iglesia en tener una posición sana y correcta ante este tema tenemos que, no solo aceptar el consejo bíblico sino que, por sobre todo, hacer expansivo el saber de Dios al respecto por amor al prójimo..

A continuación te invito a leer uno a uno estos versículos y a situarnos desde una visión cronológica bíblica en el pensar de Dios en todo este asunto desde el principio:

La primera página dela Biblia, en Génesis 1:27, nos enseña que Dios creó al ser humano “macho y hembra”, o sea hombre y mujer, no homosexual o lesbiana. En este mismo libro sagrado,la Palabrade Dios también nos habla de la unión matrimonial entre el hombre y la mujer “en una sola carne” (Gn 2:24) y abierta a la vida (Gn 1:28). El homosexualismo no lleva a cabo ninguno de estos dos valores inherentes a la sexualidad humana, tal y como Dios la creó: la unión heterosexual en el matrimonio y la procreación. A la luz de esta visión del hombre y la mujer, hay otros 44 pasajes bíblicos que, directa o indirectamente, condenan las prácticas homosexuales como un pecado grave. Te invitamos a tomar tu biblia y a buscar las siguientes citas :

I. Pasajes que directamente condenan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo por ser pecaminosas en sí mismas:

1. Génesis 19:1-29 (pecado de Sodoma)
2. Levítico 18:22
3. Levítico 20:13
4. Deuteronomio 23:17-18
5. 1 Reyes 14:24
6. 1 Reyes 15:12
7. 1 Reyes 22:46
8. Jueces 19:22
9. 2 Reyes 23:7
10. Romanos 1:24-27
11. 1 Corintios 6:9
12. 1 Timoteo 1:8-10
13. 2 Pedro 2:6
14. Judas 1:7
15. Éxodo 20:14 (incluído en Hebreos para “adulterio”)

II. Pasajes que utilizan el ejemplo de lo que sucedió en Sodoma para avisar a otros y mencionan el juicio de Dios sobre la ciudad por su pecado:

16. Deuteronomio 29:23
17. Génesis 13:13
18. Isaías 3:9
19. Isaías 13:19
20. Jeremías 23:14
21. Jeremías 49:18
22. Jeremías 50:40
23. Lamentaciones 4:6
24. Amós 4:11
25. Mateo 10:15 (véase 13. 2 Pedro 2:6)
26. Lucas 17:29

III. Pasajes que directa o indirectamente condenan el travestismo (vestirse con ropas propias del sexo opuesto):

27. Deuteronomio 22:5
28. 1 Corintios 11:14-1

IV. Pasajes sobre el matrimonio, los esposos y las esposas, el hombre y la mujer creación de Dios, etc. que tienden a condenar la transexualidad:

29. Génesis 1:27
30. Génesis 1:28
31. Génesis 2:18-24
32. Salmos 139:14
33. Marcos 10:6-12
34. 1 Corintios 3:16-17
35. 1 Corintios 6:19-20
36. 1 Corintios 7:1-4
37. 1 Tesalonicenses 5:22-23
38. Romanos 6:12
39. Filipenses 3:21
40. I Timoteo  5:14
41. Efesios 5:22-25

 

La homosexualidad y la Biblia

Los pasajes más directos y específicos dela Bibliacontra la práctica homosexual se encuentran en el Levítico 18:22; 20:13 y en 1 Corintios 6:9-11:

1. “No te echarás con varón como con mujer, es abominación” (Lv 18:22).

2. “Si alguno se juntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre” (Lv 20:13).

3. “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones (sodomitas), ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios” (1 Co 6:9-10).

Además de estos pasajes claros y directos, podemos usar otros que todos conocemos, y sacar de ellos algunas enseñanzas. En primer lugar, Génesis 1:27 dice que Dios creó al hombre (al ser humano), hombre y mujer. Esto indica que el ser humano fue creado en dos personas de anatomía diferente, y cada uno con una naturaleza orgánica distinta y definida, propia para los fines de la procreación. Así que, sólo la mujer, podrá concebir un hijo y ser el laboratorio en el que la vida se forma y se desenvuelve. Un hombre, a despecho de tantas tentativas quirúrgicas de algunos, jamás conseguirá dar a luz un hijo.

Uno de los objetivos diabólicos de movimientos, como el que llaman “Nueva Era”, es tratar de incentivar y dignificar el homosexualismo para destruir a la familia. La idea, por tanto, es acabar con la humanidad.

En segundo lugar, algunos pasajes bíblicos son interpretados de una manera errada, para la conveniencia de los interesados (véase al respecto 2 Pedro 3:16). Los dos más interesantes son: 1 Samuel 18 y más específicamente 2 Samuel 1:26 donde se habla del amor entre David y Jonatán (hijo del rey Saúl): “Angustia tengo por ti, hermano mío Jonatán, que me fuiste muy dulce. Más maravilloso me fue tu amor que el amor de las mujeres”. (Véase también 1 Samuel 19:1; 20:17,40). Partiendo de ésto, los defensores de la homosexualidad dicen que David y Jonatán eran homosexuales.

Veamos entonces:

1. Si eran homosexuales, se trataba de un tipo bien extraño de bisexuales. Sabemos por la propia Biblia que Jonatán era casado: 1 Crónicas 8:34; 2 Samuel 9. David, a su vez no solamente era casado, sino que además era muy aficionado a las mujeres y tuvo muchas esposas (1 Samuel 18:20-30, 2 Samuel 3:2-5; 5:13; 1 Reyes 1:1-4). Por esto mismo cometió un grave pecado de adulterio con Betsabé (2 Samuel 11:1-27). No podemos entender que hombres así fueran homosexuales.

2. Como se sabe, la hermana de Jonatán, Mical, fue dada a David en casamiento (1 Samuel 18:20-30), inmediatamente después de sus victorias en la guerra, y nunca se percibe algún tipo de celos por parte de Jonatán. De haber existido un tipo de amor entre ellos, ciertamente habría celos.

3. El texto de 2 Samuel 1:26 nos dice que el amor de ellos era como el de las mujeres, no en el sentido de ser de la misma naturaleza, sino de ser aún más profundo que el amor de las mujeres. El texto es poético y está en versos. Vemos que en el texto David trata a Jonatán de “hermano”. La aplicación al homosexualismo por tanto no cabe aquí.

4. Entre árabes, judíos, rusos y otros pueblos orientales, los hombres acostumbran besarse cuando se encuentran. Es un pueblo sentimental y eso forma parte de su cultura sin que esto implique un motivo sexual.

5. Jesús amó a sus discípulos profundamente y todos eran hombres. ¿Hubo en esto motivaciones sexuales?

6. De acuerdo con las leyes de Moisés (principalmente Levítico 20:13), si un hombre tenía relación con otro hombre como si fuese mujer, ambos morirían. Y si eso hubiera estado pasando entre Jonatán y David, el pueblo ciertamente lo hubiera sabido. Sin embargo, nunca hubo ni siquiera sospechas de que ese amor entre David y Jonatán fuera un amor sexual.

7. David, hombre conforme al corazón de Dios, siempre fue reprendido por Dios cuando pecó. Por ejemplo, no le fue permitido construir el templo porque había derramado mucha sangre. Era hombre de guerra (1 Cor 22:8). Fue también reprendido por el pecado con Betsabé (2 Samuel 12). Nunca, sin embargo, encontramos una reprensión a David por la práctica de la homosexualidad. Esto habría sido inevitable si David hubiese incurrido en esa falta.

8. Finalmente, debe entenderse que la amistad entre David y Jonatán surgió del espíritu guerrero que caracterizaba a los dos. Jonatán era un valiente soldado, como se puede notar, principalmente, en la lectura de 1 Samuel 14. Esta amistad se inicia precisamente cuando David derrota al gigante Goliat (1 Samuel 17:48-58; 18:1-19). La verdad es que ellos se amaban como dos hermanos.

Sólo hay, por tanto, homosexualidad en esa amistad para quien ya tiene la cabeza inclinada hacia ella y quiere torcer las Escrituras para su propia perdición, como muy bien lo declara el apóstol Pedro (2 Pedro 3:16).

En tercer lugar, algunos intentan basar la aceptación de la homosexualidad enla Bibliausando el texto de la institución de la cena del Señor cuando Juan estaba reclinado sobre el pecho de Jesús (Jn 13:23). Consideremos algunas ideas sobre este caso específico:

1. Aquí tenemos un caso de la costumbre de la época. La palabra “mesa” no aparece en el original de este pasaje bíblico. A. T. Robertson en su obra titulada “World Pictures in the New Testament” (“Cuadros mundiales en el Nuevo Testamento”), lo confirma. Según la costumbre, la persona se recostaba en una especie de diván y descansaba con los pies extendidos. Asimismo, la posición de Juan era de estar recostado, con la cabeza pendiendo muy cerca de el pecho del Señor Jesús. En este sentido, hay una versión actualizada dela Sociedad Bíblica del Brasil que correctamente traduce: “Muy cerca de Jesús, estaba sentado uno de ellos, a quien Jesús estimaba mucho”. Ahora bien, a la luz del pasaje, en la famosa pintura de Miguel Angel “La Ultima Cena”, se comete un grave error técnico, con respecto a la posición en que se pinta a los apóstoles y a Jesús al aparecer estos sentados a la manera occidental.

2. Por otro lado, si hubiera habido cualquier motivo sexual que relacionara a Juan con Jesús, aquel grupo que era bastante cuestionador, sin duda alguna lo habría criticado.

3. Sabemos que Dios abomina este tipo de pecado. Las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron destruidas por su pecado. Y el pecado que más aparece en el escenario de esas dos ciudades fue el de la homosexualidad. Se sabe que este pecado era tan dominante que, cuando los ángeles de Dios fueron a casa de Lot, los hombres de Sodoma quisieron entrar a la casa para “poseer” sexualmente a aquellos visitantes de Dios. Pero no lo consiguieron, porque los ángeles les hirieron de ceguera. Y esta ciudad fue borrada del mapa (Gn 19:4-11).

En su epístola a los Romanos, Pablo presenta el triste cuadro de la ciudad de Roma en sus días. En cierto momento dice: “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y al igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron con su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen” (Ro 1:26-28)

No falta razón, entonces, para que el virus del Sida haya comenzado a propagarse en el mundo entre los homosexuales. Y muchos de ellos, lamentablemente, han muerto a causa de esta enfermedad. Inexorablemente “La paga de su pecado es la muerte” (Ro 6:23).

Sin embargo, los que están dominados por este tipo de pecado, pueden cambiar y ser nuevas criaturas (2 Co 5:17). En 1 Co. 6:11, Pablo dice “Y esto érais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados; ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús y por el Espíritu de nuestro Dios”. En otras palabras, si un homosexual se convierte tiene que dejar su pecado y seguir a Cristo. Y esto es posible.

Para finalizar te dejamos cordialmente invitado a que nos envíes tus comentarios sobre este tema escribiéndonos a: contacto@ccunp.cl

 

Saludos cordiales y que Dios te envíe muchas felicidades.

Oscar Eduardo Fuenzalida Torres

Comments are closed.








  • Popular
  • Últimas
  • Comentadas
  • Tags
  • RSS Feed
Advertise Here
www.flickr.com
Elementos de CCUNP Ir a la galería de CCUNP

Información de Utilidad